lunes, 8 de octubre de 2018

Lowdown.

Tom Waits sacó en el 2006 una recopilación de 3 discos llamada “Orphans: Brawlers, Bawlers & Bastards”, que viene a decir algo así como “Huérfanos: folloneros, gritones y bastardos”, que incluía un conjunto de canciones que se habían quedado fuera de otros discos, huérfanas por así decir. “Lowdown” salió en el primero y se trata de un rock perfecto con un sonido sólido, eléctrico, estridente y doloroso en su distorsión, con imágenes soberbias, en el que sobrepasa los límites de la velocidad y la decencia por una oscura carretera en busca de un motel barato mientras suena la canción a todo trapo para disfrutar de su chica bajo una luna de segunda mano.




She is a crooked sheriff (Ella es un sheriff corrupto)
In a real straight town (En una ciudad de lo más estirada)
She opened the door (Me abrió la puerta)
Shake shake shake (Y se mueve y mueve)
The lights go down (Las luces se atenuan)
Clover honey and the jimson weed (Miel de trébol y flor de estramonio)
Red leather skirt (Falda de piel color rojo)
Way up above her knees (Por encima de sus rodillas)
Oh yeah my baby is lowdown (Oh, sí, las perversiones de mi nena.)

She's a gone lost dirt road (Es una carretera polvorienta que se aleja y pierde)
There ain't no way back (Y no tiene vuelta atrás)
I’ve been told (Según me han contado)
She's a story (Ella es la historia)
They all tell (Que todos cuentan)
She's a rebel (Es rebelde)
She's a yell (Es un grito)
Oh yeah my baby is lowdown (Oh sí, las perversiones de mi nena.)

White heat in a cold rain (Al rojo vivo bajo la fría lluvia)
I'm a merging here (Me cuelo aquí)
In your merging lane (En tu carril de una sola dirección)
Jockey La Fayette (Como Jockey La Fayette)
Big Eyed Al (Sobre Big Eyed Al)
The second hand moon (Una luna de segunda mano)
Is shining for my gal (Está brillando para mi chica)

She is a big red flag (Es una gran bandera roja alertando)
In a mean bullpen (En una barata sala de espera)
She'll steal it from you (Te lo robará de ti)
Sell it right back to you again (Para revendértelo de nuevo)
Well she's a wild rose (Pues es una rosa silvestre)
She is not settled (No tiene un lugar fijo)
Cold gun of ice blue metal (Un arma hecha de frío metal azulado)
Oh yeah my baby is lowdown (Oh sí, las perversions de mi nena.)

White heat in a cold rain (Al rojo vivo bajo la fría lluvia)
I'm a merging here (Me cuelo aquí)
In your merging lane (En tu carril de una sola dirección)
Jockey La Fayette (Como Jockey La Fayette)
Big Eyed Al (Sobre Big Eyed Al)
The second hand moon (Una luna de segunda mano)
Is shining for my gal (Está brillando para mi chica)

She is a cheap motel (Es un motel barato)
With a burned out sign (Con un cartel Luminoso fundido)
She'll take care of you (Cuidará de ti)
Definitely every time (Definitivamente cada vez)
She got a stolen check book (Tiene un libro de cheques robado)
And legs up to there (A donde le llegan las piernas)
Singing into a hairbrush (Cantando a un cepillo del pelo)
Right in front of the mirror (Justo delante del espejo)
Oh yeah my baby is lowdown (Oh sí, las perversiones de mi nena)

domingo, 23 de septiembre de 2018

Shoot the Moon.

“Shoot the Moon” fue escrita por Jesse Harris e interpretada por Norah Jones en su primer disco en el mercado “Come Away with Me”, del 2001. Le acompañaron Harris tocando la guitarra acústica, una guitarra eléctrica, un órgano Hammond, un bajo, una batería y la propia Norah Jones al piano, doblándose también la voz ocasionalmente. La música de Norah Jones tiene cosas de la música que escuchó desde pequeña: jazz, soul, espiritual, blues, pop, rock, folk e incluso country. En este disco, el sonido acústico de la guitarra y un cierto acento jazzístico crearon el ambiente íntimo en el que se iba a desarrollar la suavidad de su voz de soprano, marcadamente gutural con una respiración audible. “Shoot the Moon” tiene también algo de folk y comparte con las demás canciones del disco una atmósfera poética y tranquila.



The summer days are gone too son (Los días de verano se fueron tan pronto)
You shoot the moon (Disparas a la luna)
And miss completely (Y fallas de pleno)
And now you're left to face the gloom (Y ahora te quedas para encarar la melancolía)
The empty room that once smelled sweetly (La habitación vacía que una vez tan bien olía)
Of all the flowers you plucked if only (Si, de todas las flores que cogiste, al menos)
You knew the reason (Hubieses tenido una razón)
Why you had to each be lonely (Por qué dejaste que cada una quedara sola)
Was it just the season? (¿Fue sólo la estación?)

Now the fall is here again (Ahora el otoño está aquí de nuevo)
You can't begin to give in (No puedes empezar a darte por vencido)
It's all over (Todo se acabó)

When the snows come rolling through (Cuando las nieves vienen rodando a través)
You're rolling too with some new lover (Tú también ruedas con una nueva amante)
Will you think of times you've told me (¿Pensarás en los días en que me dijiste)
That you knew the reason (Que sabías la razón)
Why we had to each be lonely (De por qué los dos teníamos que quedarnos solos?)
It was just the season (Era sólo la estación.)

Will you think of times you've told me (¿Pensarás en los días en que me dijiste)
That you knew the reason (Que sabías la razón)
Why we had to each be lonely (De por qué teníamos los dos que quedarnos solos?)
It was just the season (Era sólo la estación.)

sábado, 8 de septiembre de 2018

Mean to Me.

La canción fue escrita por Fred E. Ahlert con letra de Roy Turk, y publicada en 1929.

La versión de Teddy Wilson y su banda con Billie Holiday tuvo lugar el 11 de mayo de 1937 en Nueva York para el sello discográfico Brunswick, e iba a formar parte de un disco de vinilo de 78 RPM compuesto de 2 pistas, “Mean to Me” y “I’ll Get By”. Teddy Wilson hace una impecable introducción al piano con su exactitud y elegancia habitual. Entonces entra Lester Young con el swing y su sentido melódico, construyendo sus elaboradas frases de una manera elocuente y seductora: se está dirigiendo a Billie Holiday, que andaría escuchándolo y seguramente mirándolo también, mientras la trompeta de Buck Clayton entra en el juego, evocando la voz femenina en un diálogo que completa el saxo alto de Johnny Hodges. Y entonces entra Billie, con su precisión natural y su chispa para brillar por encima de todo en este mundo, sacando partido musical de las palabras, incluso desgarrándolas en sus últimas sílabas, con su sentido del ritmo y con la banda acompañándola cuidadosamente en su respiración, y ajustando la melodía según ella la sentía.

Y seguramente mirando a Lester cada dos por tres en respuesta a la introducción que le hizo antes con el saxo. Y mientras la música iba sonando, el aire se fue llenando de una magia que nos ha llegado mucho tiempo después de que dejaran de tocar, e incluso ellos mismos desapareciesen.

“Mean” tiene varios significados. Se puede traducir en este caso como “mezquino”, “vil” o “ruin”, así que el título podría ser “Eres vil conmigo”. Sin embargo, lo hemos traducido como “malo”, para referirnos a alguien que se porta mal movido por algún tipo de malicia, no exento de humor e incluso con una dosis de cariño. Por otro lado, como verbo, “Mean” significa precisamente eso, “significar”, “Lo que significas para mí” sería la traducción del título,. Se trata pues de un juego de palabras que entra dentro de la ambigüedad en la que se mueve la canción, y particularmente esta animada versión.



You're mean to me (Eres malo conmigo)
Why must you be mean to me? (¿Por qué tienes que ser malo conmigo?)
Gee, honey, it seems to me (Ostras, cariño, a mi me parece)
You love to see me cryin' (Que te gusta verme llorar.)
I don't know why (¡No sé por qué!)

I stay home each night (Me quedo en casa cada noche)
When you say you’ll phone (Cuando dices que me llamarás)
You don't and I'm left all alone (Luego no lo haces y me quedo toda sola)
Singin' the blues and sighin' (Cantando el blues y suspirando.)

You treat me coldly (Me tratas con frialdad)
Each day in the year (Cada día del año)
You always scold me (Siempre me regañas)
Whenever somebody is near (Cuando hay alguien cerca)

Dear, it must be (Cariño, debe)
Great fun to be mean to me (Divertirte mucho ser tan malo conmigo)
You shouldn't, for can't you see (Pero no deberías, pues ¿no te das cuenta)
What you mean to me (de lo que significas para mí?)

domingo, 2 de septiembre de 2018

Me siento desaparecer.

No sé dónde termina termina lo inanimado y empieza la vida. En qué me diferencio de todo lo que no vive a mi alrededor, si al final resulta que la vida no es más que un proceso físico y químico carente de algún tipo de soplo divino que lo haga vibrar y diferenciarse de la existencia más material. Quizás en realidad yo sea como cualquier otra cosa carente de vida, y sólo esté vivo porque así me lo imagino. En ese caso la imaginación lo sería todo.

Pero vivo o muerto, te seguiré queriendo.




I'm still here

You haven't looked at me that way in years (No me has mirado de esa manera desde hace mucho tiempo)
You dreamed me up and left me here (Me imaginaste y ahí me dejaste)
How long was I dreaming for (Por cuánto tiempo estuve yo soñando)
What was it you wanted me for (Y qué era para lo que me querías...)

You haven't looked at me that way in years (No me has mirado de esa manera desde hace mucho tiempo)
Your watch has stopped and the pond is clear (Tu reloj se paró y el estanque está limpio...)
Someone turn the lights back on (Que alguien vuelva a encender las luces)
I'll love you til all time is gone (Te querré hasta el final del tiempo)

You haven't looked at me that way in years (No me has mirado de esa manera desde hace mucho tiempo)
But I'm still here. (Pero todavía sigo aquí.)

sábado, 1 de septiembre de 2018

Cualquier cosa vale (Anything Goes).

La introducción sincopada que preparó Nelson Riddle para la versión que hizo Frank Sinatra de “Anything Goes” de Cole Porter, en su disco “Songs for Swingin' Lovers” de 1954 para la Capitol, sirve de entrada perfecta a un Sinatra en su mejor momento, con su sentido del ritmo, su fraseo mientras juega con las sílabas de las palabras, haciendo sonar las consonantes con una precisión asombrosa, y controlando la respiración perfectamente tanto cuando inspira el aire como cuando lo espira. Riddle hizo los arreglos para que Sinatra pudiese lucirse con todos los recursos de una voz que controlaba como un instrumento musical.

Cole Porter había escrito la canción 20 años antes para un musical de Broadway que llevaba el mismo título que la canción, “Anything Goes”. Se trataba de una comedia con una historia estrafalaria que se desarrollaba en un transatlántico que iba de Nueva York a Londres, ambientada en la alta sociedad durante la época de la Gran Crisis de los 30. Incluía otras canciones de Porter estupendas, “You’re the Top” o “I get a Kick out of You”, por ejemplo.

La letra de la versión de Sinatra y Riddle simplificó la extensa y dispersa burla que hacía Cole Porter respecto de diversos personajes conocidos de su tiempo, y la dejaron en lo esencial, con una duración ajustada a lo que era una canción que formaba parte de un LP espectacular. Casi 85 años después, sigue sonando mejor que nunca.



Anything Goes.

In olden days a glimpse of stocking (En otros tiempos la visión de unas medias)
Was looked on as something shocking (Se veía como algo sorprendente)
Now heaven knows, anything goes (Y hoy en día, el cielo lo sabe, todo vale)

Good authors too who once knew better words (Buenos autores que una vez escogían las mejores palabras)
Now only use four letter words writing prose (Ahora sólo usan palabras de cuatro letras en su prosa)
Anything goes (Todo vale.)

The world has gone mad today (El mundo se ha vuelto loco hoy en día)
And good's bad today (Y lo bueno es malo hoy en día)
And black's white today (Y lo negro es blanco hoy en día)
And day's night today (Y el día es noche hoy en día)
When most guys today that women prize today (Cuando casi todos los tipos que las mujeres premian)
Are just silly gigolos (Son nada más que unos simples gigolos)

So though I'm not a great romancer (Así que aunque yo no sea muy dado a los romances)
I know that you're bound to answer (Sé que estarás obligado a contestar)
When I propose, anything goes (Cuando te planteo que todo vale.)

In olden days a glimpse of stocking (En otros tiempos la visión de unas medias)
Was looked on as something shocking (Se veía como algo sorprendente)
Now heaven knows, anything goes (Y hoy en día, el cielo lo sabe, todo vale)

And good authors too who once knew better words (Y buenos autores que una vez escogían las mejores palabras)
Now only use four letter words writing prose (Ahora sólo usan palabras de cuatro letras en su prosa)
'Cause anything goes (Porque todo vale.)

The world has gone mad today (El mundo se ha vuelto loco hoy en día)
And good's bad today (Y lo bueno es malo hoy en día)
And black's white today (Y lo negro es blanco hoy en día)
And day's night today (Y el día es noche hoy en día)
When most guys today that women prize today (Cuando casi todos los tipos que las mujeres premian)
Are just silly gigolos (Son nada más que unos simples gigolos)

So though I'm not a great romancer (Así que aunque yo no sea muy dado a los romances)
I know that you're bound to answer (Sé que estarás obligado a contestar)
When I propose, anything goes (Cuando te planteo que todo vale.)

May I say before this record spins to a close (Déjame decírtelo antes de que este disco gire hasta el final)
I want you to know anything goes (Quiero que sepas que todo vale.)

viernes, 31 de agosto de 2018

Port de mer, effet de brume (L'Embarquement d'Ulysse, ou d'Énée, Iule et Achate ?), de Claude Gellée, llamado Claude le Lorrain, Musée du Louvre.

En la mayor parte de cuadros de Claude Gellée, llamado Le Lorrain por su procedencia, el sol está saliendo o poniéndose. Puesto que se trata de un embarque, según indica la leyenda del título, es de suponer que se trata, en este caso, de una hora temprana por la mañana. El sol ilumina lateralmente un ambiente en el que todavía reina la penumbra, y ese contraste entre la parte de luz y de sombra define el volumen de los objetos y las figuras, y de alguna manera realza también su realidad, considerando además que acabamos de salir de la noche. La bruma matinal que parece venir de las montaña y el mar detrás, crea una especie de luminosidad atmosférica. Sus cuadros reflejan momentos de una óptica excepcional, y podríamos decir incluso que reflejan el brillo inicial de la creación.

Tenía un evidente conocimiento del paisaje basado en la observación, y al mismo tiempo tendía a idealizar sus escenarios. En este cuadro podemos ver cómo combina épocas; paisajes y marinas, con figuritas integradas en el todo que hacen referencia vagamente a alguna escena mitológica; un puerto, barcos y pasajeros dan la sensación de un lugar de tránsito a donde la gente llega y se va; vemos edificios que no cobijan vida sino que tienen una misteriosa presencia arquitectónica; contrapone lo lejano y lo cercano, así como el mar, el cielo y la tierra, el futuro y el pasado, naturaleza y civilización, lo imaginario y lo real, la calma y el movimiento, y todo va despertando en el espectador sensaciones diversas y encontradas.

El cuadro está fechado en 1646. Hay otros 3 anteriores en fecha en la misma sala de motivo similar, en los que la composición queda más apretada. Éste es el que más me gusta, en lugar de rellenarlo con cosas dejó lugar al espacio. Conozco otro todavía más tardío de 1674 en la pinacoteca de Munich, en el que dejó aún más espacios.

Fue adquirido en 1695 para la colección de Luis XIV. Sus obras tuvieron mucho éxito en su época y fueron comprados por las principales cortes europeas. En Inglaterra se le llamaba Claude Lorrain, igual que en Francia; en Italia, Claudio Lorenese; y en España, Claudio de Lorena.

Cuando vi este cuadro el museo estaba abarrotado de gente. Sin embargo la sala en la que se ubicaba, permanecía vacía y en silencio, desapercibida. Me distraje contemplando el cuadro un buen rato, y entonces me fijé en las sombras alargadas de las personas. Anoté en un pequeño bloc de notas las siguientes palabras, un tanto enigmáticas: “sombras alargadas, a unos les queda delante y a otros detrás, a unos les siguen y otros las siguen. Así es la vida.”. No creo que el pensamiento tuviese mucho que ver con el cuadro; pero también creo que hay algo misterioso y poético que nos transmite detrás de todo lo que nos presenta, en cierto sentido invisible, y a mí me dio por pensar eso.

1,19 x 1,5 m.

sábado, 18 de agosto de 2018

El comic rosa norteamericano de los años 40 y 50: una imagen del siglo XX.


De los años treinta hasta final de los cincuenta del siglo pasado sucedió lo que podríamos llamar la edad de oro de la cultura norteamericana. Se trataba de una sociedad en ebullición que crecía deprisa y casi desordenadamente: la riqueza consecuente de la mezcla de culturas que había formado aquel país dio lugar a una nueva música muy creativa de carácter eminentemente popular:


Y a un cine que transmitía un estilo de vida que causó fascinación en todo el mundo: la llegada de directores y guionistas de Europa a Hollywood, que tenía en nómina a las grandes estrellas del momento y los mejores escritores, ayudó a enriquecer aquellas películas que combinaban su ambición comercial para el gran público, y un alto nivel de calidad.


La Gran Crisis del 29 forjó a una generación que poco después se vería envuelta en la guerra mundial.


La contribución de USA fue decisiva tanto en el frente de Europa como en el Pacífico. En aquella guerra los americanos eran los buenos, representaban el mundo libre y podríamos decir que luchaban contra las fuerzas del mal. Los nazis encajaban perfectamente en ese perfil.


Y también los japoneses. El mítico ataque a Pearl Harbour sin previa declaración de guerra, fue el punto de partida de la brutal expansión del imperio del sol naciente en Asia y el Pacífico.


El imperio japonés tenía una estética arcaica con un sistema dictatorial coronado por un emperador que representaba el inmovilismo social en favor de unas élites incuestionables. Mientras que la imagen de Estados Unidos en el mundo era de modernidad y democracia. Una vez terminada la guerra en 1945, los norteamericanos se convirtieron en la primera potencia mundial.


Ese papel se fue enturbiando sin embargo en las posteriores guerras en las que se vieron envueltos: la extraña incursión en Korea, su lucha de poder con los soviéticos, y desde luego en Viet-Nam, donde fueron derrotados y expulsados ante una generalizada opinión pública desfavorable. Guerras más recientes como las del Golfo, Iraq o las represalias en Afganistán, son vistas hoy en día como conflictos estratégicos con unos intereses detrás muy concretos.


Los cómics se han considerado, en círculos académicos, como un arte menor: la propia palabra que los designa en castellano, “historietas”, contiene un diminutivo despreciativo que ilustra el escaso valor que les damos. Pues bien, desde los 30 hasta final de los 50 el cómic norteamericano creó una estética, una forma narrativa y un universo que no tiene nada que envidiar a ninguna otra corriente en la historia del Arte. El llamado arte Pop posterior fue un subproducto que se aprovechó de aquella estética precedente, y se presentaba más bien como otra novedad pasajera más en el mundo del arte, que anda perdido hace ya demasiado tiempo. Pero aquella evocación no era el material auténtico, sino una imitación intelectualizada y pálida.


Aquellos cómics que nacieron en los 30 fueron conformando un leguaje que se desarrolló en diversos géneros: el terror, la ciencia ficción, guerra, policíacos o de intriga, súper héroes, el Far West y el romántico. Si bien todos tuvieron su público y su éxito, quizás ningún género captó tan bien aquel estilo de vida, con sus anhelos y sus miedos, como el romántico. Al fin y al cabo, podríamos definir la historia de la humanidad como una historia de amor entre un hombre y una mujer en un mundo adverso. Y, generalizando aún más, la naturaleza del amor hacia una mujer o un hombre es básicamente la misma que hacia cualquier cosa que queramos obtener.


Vamos a ilustrar la vida de aquella época y lugar con una selección de viñetas procedentes de los cómics románticos, principalmente correspondientes al periodo que va desde 1946 hasta 1959, organizadas por conceptos, que nos servirá para dar una imagen de lo que fue el siglo XX. En algún caso hemos recurrido a otros géneros, el policíaco o de ciencia y ficción, e incluso a algún cómic a los 30 o principios de los 60, pero excepcionalmente. El cómic romántico o rosa americano después de los 60 pierde su frescura y creatividad, se vuelve tonto: quizás porque la sociedad se había acomodado; y también por el código de censura con el que el macartismo reprimió ferozmente la capacidad de expresión en todos los medios intelectuales de la época.

Los guiones de estos cómics eran muy esquemáticos y correspondía principalmente al dibujante desarrollar la narrativa. Por lo general se movían dentro de unos esquemas muy trillados, pero de pronto siempre asoman situaciones o verdades interesantes que se escapan de esos lugares comunes, así como de la censura y su moralidad hipócrita que empezó a emplearse a fondo a partir de 1954.




Las editoriales y la mayor parte de los dibujantes eran neoyorkinos, y aunque es dudoso que fuesen racistas personalmente, sí reflejan el racismo de su tiempo con los negros: apenas aparece ninguno en esas historias, ni siquiera en los combates de boxeo. Como si no existieran.


El público del cómic rosa era predominantemente femenino, así que las historias giraban principalmente en torno de mujeres, buscándose a sí mismas en una sociedad dominada por los hombres. Y sin embargo hay que decir también que sorprende el grado de modernidad en comparación no sólo con un pasado no tan alejado, sino con el resto de las sociedades de la época: pensemos en el papel de la mujer en la España de los años 50 para situarnos.


Podríamos destacar el genio de Bill Ward tanto como narrador como cuando dibuja su fascinante tipo de mujer, que eclipsa a los hombres a su alrededor:


El talento narrativo de Ogden Whitney para cualquier género, incluido el romántico:


Lo mismo que John Rosenberger, Al Hartley, Bill Fix, Sam Citron o John Prentice:





Mujeres como la elegante y misteriosa Alice Kirkpatrick y sus triángulos amorosos:


La chispeante Ann Brewster o la exuberante Valerie Barclay:



Sin olvidar la potencia dramática de Simon y Kirby, y su asombrosa producción:


El exotismo y sentido de la aventura de Warren King en sus escarceos por el género romántico:


O los momentos para el romance en las tramas fatídicas del género negro de Pete Morisi.


Por poner los ejemplos más llamativos de toda aquella generación de narradores de cómics.

Después de los 60 el cómic rosa desapareció. En los 70 surgió una corriente underground; y el género del terror y fantasioso en la línea de Conan el Bárbaro, se revitalizó con genios como Frank Frazetta, Richard Corben o Berni Wrightson. Hoy en día los súper héroes ocupan la mayor parte de los cómics, y de vez en cuando sigue saliendo algo interesante por ahí. Pero ya no tiene el brillo que tienen las cosas al principio cuando empiezan, como en aquella década que vamos a ilustrar.

Hemos mejorado el contraste y un poco el color de las imágenes escaneadas que hemos encontrado, pero sin pasarse. Sin embargo, la calidad impecable de los dibujos se veía desmejorada con un uso abusivo de la tinta posterior por parte de la editorial, y la calidad barata del papel en que se imprimían aquellos cómics ha desmejorado sensiblemente su conservación a lo largo del tiempo. Casi todas proceden del excepcional archivo de http://comicbookplus.com, que contiene una colección espectacular del cómic principalmente americano de aquella época, con un trabajo muy meritorio detrás que merece nuestro mayor reconocimiento.

A excepción de 3 historias que hemos traducido directamente, y que incluimos el enlace al final, todas las imágenes aparecen con el texto original en inglés. Si el lector tuviera algún problema con alguna viñeta en particular, puede preguntar sin problema y lo traduciremos en un momento.

El comic rosa norteamericano de los años 40 y 50 por temas: una imagen del siglo XX:

La primera viñeta; chico conoce chica; la cita; la puerta; el teléfono; deprisa; el trabajo; sombras; chicas; díselo bailando; solas; el valor del dinero; la prensa; New York City; el taxista; espejos; en avión; ley y orden; ella y él; la lluvia; la ventana; desajustes mentales; la locura; el influjo de la luna; noche de fiesta; de pesca; acuático; el beso; la camarera; el lado pobre de la ciudad; el parque; secretarias; lágrimas; tranvías, metros y autobuses; en la cuerda floja; sueños, ensueños y pesadillas; las malas compañías; la tormenta; armas de mujer; el arte; política; palabras; matrimonio; el automóvil; el cine; la noche; lobos; pensamientos; papá; sola en la cama; misterioso; la muerte; el fuego; el tiempo que pasa; ambición; perdidos; crimen y castigo; sí, no, sí pero no; médicos y enfermeras;  el sexo y el éxtasis; días de radio; días de tele; secretos; tres; mentiras; homicidios; la huida; atrapados;  un día en el campo; amor cósmico; la caída; despedidas; The End; algunos extras sueltos.

3 cómics traducidos:

The Other Woman's Game (El juego de la otra mujer), publicado por Lev Gleason / Comic House en Julio de 1952, en "Boy Loves Girl" nr.25, dibujo de Dick Rockwell.


Perhaps to Dream (Tal vez soñar), pubicado por Lev Gleason / Comic House en Junio de 1950 en “Boy Meets Girl” nr.3, dibujo de Jerry Grandenetti


He vs She (Él contra ella), publicado por American Comics Group / ACG en Octubre de 1958 en “My Romantic Adventures” nr.94